Logotipo de Coinbase
Iniciar sesión

Los 7 mitos más grandes sobre Bitcoin

Debunking Bitcoin Myths

Debido a que Bitcoin alcanzó récords nunca antes vistos y a que se publican noticias de último hora importantes casi todos los días, sería un buen momento para analizar algunos de los mitos y las ideas equivocadas más grandes que la gente suele creer sobre la primera criptomoneda del mundo, ver si tienen algún tipo de sustento y corregir los errores. Por ejemplo, si cree que el valor de Bitcoin “no tiene nada como base” o que es demasiado volátil como para tener un uso en el mundo real, esta guía es para usted. Separaremos el mito de la realidad, siempre teniendo en cuenta los riesgos legítimos, para conocer la verdad sobre la criptomoneda más popular del mundo.

Mito nro. 1: Bitcoin es propenso al efecto burbuja

Si bien es cierto que algunas personas compran Bitcoin como una forma de inversión especulativa para obtener rendimientos considerables, esto no significa que Bitcoin sea propenso al efecto burbuja. Una burbuja es un ciclo económico caracterizado por aumentos del valor de mercado insostenibles. En algún momento, estas “burbujas” explotan cuando los inversionistas se dan cuenta de que los precios son mucho más altos que el valor fundamental del activo. En ocasiones se comparó a Bitcoin con una de las primeras y nefastas burbujas especulativas: la “tulipanmanía” holandesa del siglo XVII. En 1637, los especuladores provocaron que el precio de algunas variedades de tulipanes se multiplicara por 26. La burbuja duró seis meses, se desplomó y no se recuperó jamás.

La verdadera historia:

  • Bitcoin ha transitado por varios ciclos de precios en el transcurso de más de 12 años y siempre cayó bien parado hasta alcanzar máximos nunca antes vistos. Como ocurre con cualquier tecnología nueva, es normal ver ciclos de auge y caída. Por ejemplo, a fines de la era punto.com de los noventa, las acciones de Amazon cayeron en picada de $100 a tan solo $5, aunque en las décadas siguientes se convirtió en una de las empresa más valiosas del mundo. 

  • Algunos de los inversionistas principales de Bitcoin creen que las oscilaciones de esta moneda digital forman un patrón típico de los mercados jóvenes. En sus palabras, Bitcoin subirá y bajará con cambios cada vez más pequeños y duraciones más largas entre ellos hasta que, en algún punto, logre una estabilidad relativa. No obstante, solo el tiempo lo dirá. 

Mito nro. 2: Bitcoin no tiene usos en el mundo real

A los críticos les gusta afirmar que Bitcoin no tiene utilidad en el mundo real o, si la tiene, principalmente se usa para actividades ilícitas. Ninguna de estas afirmaciones son ciertas. Bitcoin tiene una larga historia como medio para realizar pagos a cualquier persona del mundo, sin que se necesite un banco o un procesador de pagos que actúe como intermediario. Además, los inversionistas institucionales lo usan cada vez con más frecuencia como un método de cobertura contra la inflación, similar al oro.

La verdadera historia:

  • En los últimos años, Bitcoin se volvió cada vez más popular como una reserva de valor resistente a la inflación muy parecida al oro, lo que le valió a esta criptomoneda el apodo de “oro digital”. Una cantidad cada vez mayor de fondos importantes y empresas que cotizan en bolsa (Tesla, Square, MicroStrategy) compraron Bitcoin por un valor de millones o incluso miles de millones de dólares como método para gestionar mejor sus activos. 

  • Al igual que el oro, Bitcoin es escaso (nunca habrá más de 21 millones de bitcoins). Por supuesto, el oro es pesado, ocupa lugar y es difícil de transportar y almacenar. Bitcoin, por otro lado, se puede enviar de manera digital y es tan sencillo como mandar un correo electrónico.  

  • Durante los primeros años, no se veía a Bitcoin con buenos ojos, ya que se lo consideraba un medio de pago utilizado en la dark web. Sin embargo, cuando cerró el primer gran mercado de la dark web, los precios de Bitcoinsubieron después de solo algunos días y no pararon de aumentar. 

  • Al igual que cualquier forma de dinero, parte de este se usará de forma indebida. No obstante, si se lo compara con los dólares estadounidenses, el uso ilícito de Bitcoin es apenas una gota en un océano. Según un informe reciente, un 2,1 % del volumen de transacción de Bitcoin en el 2019 estaba relacionado con actividades ilícitas. 

  • Además, debido a que todas las transacciones de Bitcoin se producen en una cadena de bloques abierta, por lo general es más fácil que las autoridades rastreen actividades ilícitas en comparación con el sistema financiero tradicional. 

Mito nro. 3: Bitcoin no tiene valor real

Si bien quizás Bitcoin no esté respaldado por un activo físico como el oro, este tampoco es el caso del dólar estadounidense ni de prácticamente ninguna otra moneda fiduciaria moderna. Bitcoin está codificado para ser escaso, lo que ayuda a que sea resistente a la inflación. En el caso de las monedas fiduciarias, la inflación puede ocurrir cuando se crean grandes cantidades de estas monedas y, en consecuencia, se diluye la oferta existente. 

La verdadera historia:

  • Solo habrá 21 millones de bitcoins. Esta escasez es uno de los principales impulsores de su valor. 

  • Esta oferta no solo tiene un límite, sino que la cantidad de Bitcoin nuevo que se extrae disminuye con el tiempo de manera predecible. Cada cuatro años, durante un evento que se conoce como “halving”, las recompensas que el bloque otorga a los mineros se reduce a la mitad. 

  • Esto también ayuda a garantizar que la oferta siempre se reduzca, lo que, según el principio económico básico de la escasez, viene funcionando para mantener el precio del Bitcoin con una tendencia generalmente alcista a largo plazo: de menos de un centavo en sus comienzos hasta más de $50.000 a mediados de febrero del 2021. (Consulte el precio actual de Bitcoin).

  • Bitcoin también obtiene valor del trabajo que realiza la red de computadoras mediante un proceso llamado extracción o minería. Un conjunto de computadoras potentes en todo el mundo aporta una enorme cantidad de capacidad de procesamiento para validar y asegurar cada transacción (y, a cambio, se le otorga Bitcoin nuevo como recompensa). 

Mito nro. 4: Bitcoin será reemplazado por un competidor

Bitcoin fue la primera moneda digital realmente exitosa. Si bien las nuevas criptomonedas vienen prometiendo que desplazarán a Bitcoin gracias a sus nuevas funciones u otras características, ninguna ha estado cerca de lograrlo

La verdadera historia:

  • A pesar de que en la última década se crearon miles de criptomonedas rivales, Bitcoin es y siempre será, por amplia diferencia, la criptomoneda más valiosa según su capitalización de mercado.

  • También es la más popular, ya que compone alrededor de un 60 % del mercado de criptomonedas.

  • Esto es así porque, entre otros motivos, Bitcoin corre con ventaja al ser “el primero en mover la ficha”, además de que su misión es pura por tratarse de una moneda descentralizada y abierta. 

  • Esto no significa que la competencia no pueda intentarlo. Bitcoin es descentralizado, lo que significa que, en lugar de una autoridad central, hay una comunidad global de mineros y nodos que operan la red. 

  • Por ejemplo, si la arquitectura subyacente de Bitcoin debe modificarse para agregar una función o característica nueva, o bien para protegerse contra un error recién descubierto, la comunidad puede iniciar una bifurcación para actualizar la red. 

  • Para aceptar esta actualización, se necesita que una mayoría comunitaria del 51 % esté de acuerdo con el cambio. Esto permite que Bitcoin se adapte y evolucione según sea necesario, como ocurrió con la actualización Bitcoin's Segregated Witness (“SegWit”) en el 2017. 

  • Debido a que el software es de código abierto, los desarrolladores que no obtienen el consenso comunitario pueden crear una bifurcación dura de la cadena de bloques de Bitcoin y crear una criptomoneda totalmente nueva. Por ejemplo, Bitcoin Cash se creó de esta manera. Sin embargo, hasta ahora no hay ningún clon de Bitcoin que tenga posibilidades de reemplazar al original.

  • Por supuesto, gran parte de la innovación ocurre en el sector, por lo que es posible que surja un rival más grande. No obstante, si se tienen en cuenta las circunstancias actuales, la mayoría de los expertos no creen que Bitcoin pierda su lugar de privilegio en el corto plazo.

Mito nro. 5: invertir en Bitcoin es apostar

Si bien es cierto que Bitcoin pasó por períodos de gran volatilidad durante la última década, era de esperarse teniendo en cuenta que era un mercado joven y en crecimiento. Desde la aparición del primer bloque de Bitcoin en el 2010, viene ganando valor a largo plazo de forma constante: su capitalización de mercado supera el $1 billón (a febrero del 2021; consulte la capitalización de mercado actual). A medida que Bitcoin sigue madurando, también se beneficia de una estructura normativa sólida en distintos países del mundo, que ha ayudado a atraer una nueva ola de inversiones institucionales (como Tesla y distintos fondos de cobertura). 

La historia completa:

  • Hay una lógica fundamental para que alguien que invierte en Bitcoin crea que el valor de sus inversiones debería aumentar, mientras que, en un casino, ya sabe que las probabilidades se inclinan a favor de la casa. Por supuesto, no hay ningún tipo de garantía sobre el rendimiento a futuro o los resultados continuos, pero Bitcoin ha tenido una tendencia ascendente durante los últimos diez años. 

  • Una estrategia de inversión popular para reducir el efecto de la volatilidad es el promedio del costo en dólares, un proceso en el cual se invierte un monto fijo cada semana o mes, sin importar la tendencia del mercado. Por lo general, esta estrategia genera rendimientos positivos, sin importar la volatilidad en un entorno de tendencias positivas. 

  • Parece que la volatilidad de Bitcoin está disminuyendo. Un análisis reciente de Bloomberg comparó la última bull run de Bitcoin con el auge del 2017 y determinó que, esta vez, la volatilidad es considerablemente más baja. ¿Por qué? Debido al aumento de participantes institucionales y a la estabilidad general de las criptomonedas debido a que “ahora son populares”.

  • Decidir si agregará Bitcoin o cualquier otra criptomoneda a su cartera de inversiones dependerá de sus circunstancias personales, la tolerancia al riesgo y el límite de tiempo máximo en el que desee invertir. Además, a pesar de que la tendencia del Bitcoin durante la última década tendió a un alza estable, también pasó por ciclos de caída considerables. Los inversionistas deben tener cuidado cuando naveguen por estos mercados volátiles (y también deben considerar trabajar con un asesor financiero antes de hacer una inversión grande).

Mito nro. 6: Bitcoin no es seguro

La red Bitcoin nunca se pudo hackear. Innumerables expertos en seguridad y especialistas en informática han analizado en detalle el código abierto de la red. Además, Bitcoin fue la primera moneda digital en resolver el problema del “doble gasto”, lo que convierte a las monedas peer-to-peer “confiables sin necesidad de terceros” en algo real. No solo eso: todas las transacciones de Bitcoin son irreversibles.

La verdadera historia:

  • Existen muchas ideas equivocadas en relación con la seguridad de Bitcoin, que se desprenden de los ataques a empresas y servicios de terceros que utilizan Bitcoin pero no de riesgos a la red en sí misma. Los hackeos de alto perfil de las primeras empresas de Bitcoin que tenían procedimientos de seguridad defectuosos (como el que afectó a Mt. Gox, la casa de cambio novata japonesa) y las filtraciones de datos ocasionales (como la que afectó a los usuarios del proveedor de billeteras Ledger) provocaron que algunos usuarios pusieran en tela de juicio la seguridad de Bitcoin.

  • El protocolo central de Bitcoin ha funcionado de forma segura un 99,9 % de su tiempo de actividad desde que fue creado en el 2009.

  • Una gran cantidad de capacidad informática asegura la red. Además, los mineros que potencian la red están distribuidos por todo el mundo, con nodos en 100 países, lo que significa que no hay puntos de falla individuales.

Mito nro. 7: Bitcoin es malo para el medioambiente

La extracción de Bitcoin es un proceso que demanda mucha energía. Sin embargo, determinar el impacto medioambiental es difícil. Por un lado, todos los aspectos de la economía digital requieren energía. Considere el sistema bancario mundial en su totalidad y toda la energía necesaria para procesar transacciones bancarias y dar suministro eléctrico a los edificios de oficinas, cajeros automáticos, sucursales locales y mucho más. 

La verdadera historia:

  • En un estudio reciente llevado a cabo por Ark Investment Management, un fondo con sede en Nueva York, se determinó que “a escala global, Bitcoin es mucho más eficiente que el sistema bancario tradicional y la extracción de oro”.

  • Una parte considerable de la extracción de Bitcoin se alimenta de fuentes de energía renovables (como la eólica, la hidroeléctrica y la solar). De acuerdo con el Índice de consumo eléctrico de Bitcoin de Cambridge, el número actual oscila entre un 20 y más de un 70 %. 

  • Los investigadores de Cambridge determinaron lo siguiente: “Actualmente, el impacto medioambiental de Bitcoin sigue siendo mínimo en el mejor de los casos.”  

  • Incluso podría argumentarse que los incentivos económicos inherentes a la extracción de Bitcoin están ayudando a propiciar la innovación en materia de energías sostenibles, ya que todo el tiempo los mineros buscan formas de aumentar las ganancias mediante la reducción de los costos de electricidad, en un mundo donde la energía renovable se está convirtiendo en la opción más económica.

Gane criptomonedas gratis

Descubra cómo funcionan las criptomonedas específicas y gane un poco de ellas para probar por su cuenta.

Descubra cómo funcionan las criptomonedas específicas y gane un poco de ellas para probar por su cuenta.